Ecografías tristes

¿Cómo se llama la pantalla de ecografías? Ahora la veo casi a diario. Una de mis mejores amigas va a tener mellizos, la otra está cuidando mucho a su bebé para que crezca más allá de la décima semana; otra lleva el ciclo lunar, el calendario y la pleamar para poder enseñarnos esas pantallas con su hijo dentro de ella.

Hoy he vuelto a ver esa pantalla y he deseado tenerla delante porque iba a ver en ella un segundo corazón latiendo en mí. Y no es que yo desee ser madre, no. Dejadme que os cuente:  sin embargo, estaba lista para ver el colon de mi madre, ese que tanto le está dando la lata… Le he dado un beso y ahora mismo nos separa una doble puerta blanca cerrada sin llave y un reguero de personas que transita por este pasillo blanco de asientos azules.

Y ya no sé si es que quiero un segundo latir en una pantalla porque lo quiero o porque al ver una ecografía alguien me diga que todo va a ir bien. Y la verdad es que ahora no conozco otra latir en mi pecho más que el suyo, y que por ahora no quiero otra cosa más que ella esté bien.

Ahora no es momento de hablar de besugos ni de ecogrqfías 4D.

 

Anuncios

2 pensamientos en “Ecografías tristes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: