¿Tan bonita es la vida?

Hace unos días vi Interstellar (Christopher Nolan, 2014), película apocalíptica en la que el futuro de la Tierra es quedarnos sin oxígeno y morir asfixiados por el polvo. Sin embargo, una expedición sale al espacio en busca de nuevos planetas habitables, en busca de un lugar que dé un futuro a la humanidad.

Mientras la veía me preguntaba qué es lo que hace que el ser humano quiera seguir viviendo, quiera seguir teniendo un futuro, quiera, en definitiva, que la humanidad no perezca. Como también me preguntaba si merece la pena la vida, si realmente es algo tan maravilloso. No desde el punto de vista del suicida, ¡ni mucho menos!, pero sí desde una perspectiva antropológica, que incluye, cómo no, el sufrimiento.

  
Para que entiendan un poco mi pena, y mis cuestionamientos os contaré que hace ya muchos días que mi madre está en el hospital, es algo grave, es algo lento pero pienso que se va a recuperar. Sin entrar en este asunto, lo que sí os cuento es que durante este tiempo me han dicho muchas veces que “nos han vendido muy bien que vivir es fácil”, algo así como que el jefe de marketing de algún Dios estratega ha hecho un gran trabajo. En contra de esto los médicos y la medicina dicen lo contrario: respirar, andar, mantener el cuello erguido, es mucho más difícil de lo que pensamos, pero que lo hacemos para vivir, simplemente para eso, para vivir -¡tan distinto de estar vivo! Pero esa es otra historia. Los médico también coinciden en que en todo ello una cosa es fundamental desde que nacemos y empezamos a respirar: ¡hay que querer vivir!Pienso, por lo tanto, que sin ser conscientes de esas dos cosas, vivimos, es decir, que aunque es difícil vivir, vivimos porque así lo queremos. 

 Cuando las cosas se complican se llega a pensar sobre los motivos reales por los que se quiere seguir viviendo, ya sea individual o colectivamente, y la película, Interstellar, da una respuesta clara: el amor. El amor a una persona de la que estás enamorado, el amor a un hijo, el amor a una madre… Supongo, que para algunos, el amor a la música, los libros, la naturaleza… Y, colectivamente, el amor a desear que esto perdure para poder seguir amando, sea a quien sea o sea a lo que sea.

  Pero, por otro lado, en Al límite (Bleding Edge), la útima novela de Thomas Pynchon, uno de los personajes le dice a Maxime: “La única forma de vivir aquí es no encariñándose con nada”, cuando se refiere al continuo cambio inmobiliario. En ese momento recuerda Maxime que su terapeuta le ha advertido eso en diferentes ocasiones, aunque no para referirse al sector del ladrillo preciadamente, sino para referirse esto del vivir.

No sé qué pensareis vosotros, pero en estos días –en los que no se deben tomar decisiones ni llegar a conclusiones de ninguna índole– son varias las que rondan mis pensamientos; todas opuestas y todas profundamente emocionales. Por eso yo no tengo respuestas. Pero sí me gustaría preguntaros sobre qué pensáis vosotros: ¿Vale la pena querer sobrevivir, es decir, tan bella es la vida como para que la humanidad deba seguir luchando por perpetuarse?, ¿por qué hay que luchar? Y en lo individual: ¿merece la pena amar y ser amado; crear una familia; el sacrificio de ser padres, el dolor de un hijo cuando un padre lo pasa mal? ¿Se vive mejor sin encariñarse o es, sin embargo, imprescindible para vivir?  

  

Anuncios

9 pensamientos en “¿Tan bonita es la vida?

  1. ¿Te puedo contestar con una cita? Aquélla de “Las palmeras salvajes” de Faulkner (e indirectamente, de Godard, as you know… 😉. Incluso de Nacho Vegas) que decía que entre la pena y la nada elegía la pena. Por lo demás, quizás responder adecuadamente a tu pregunta requeriría más espacio, más que el de un comentario, más que un tratado entero. Habría que haber vivido la vida entera y tener todas las respuestas a posteriori. Antes sólo podemos probar, tanteos a ciegas según las épocas y los humores. Este lustro me la juego y me abro a sentir un poco de riesgo, pasión y eventual dolor , este lustro sólo un poco de desapego y minimizar daños. Saludos. (…Mucho ánimo.)

    • Entre la pena y la nada, la pena. Por supuesto que puedes contestarme con una cita y si es de ese nivel mucho mejor.
      Por otra parte, este lustro me alegro de haberte conocido.

      Saludos y muchas gracias (Todo empieza a normalizarse).

      • (Me alegro del comienzo de normalización. Este lustro, sustos los menos. 👍🏼) Te avisaré encantado, si me decido. Ya tuve la experiencia y le temo un poco al tiempo que la vida 2.0 te acaba robando, pero también es verdad que tiene una parte bonita, la posibilidad de interactuar con personas con aficiones comunes, participar en “conversaciones” o discusiones, cosas en las que de otro modo no participarías y a las que no accederías, etc. Todo eso que tú ya sabes, seguro. Lo dicho, si ocurre, te aviso. Y te sigo, claro. Vaya parrafadas que iban a caer.

  2. Creo que si, que la vida es bonita y por vivir algún momento de los bonitos ya vividos merece la pena vivir y seguir luchando!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: