Ahorrarse un “Te quiero”

¿Con tantas personas os cruzáis en vuestra vida que quieran ser vuestras parejas como para que existan tantísimos posts del tipo: “Soltera pero no entera”, “Ya sabemos lo que queremos y lo que no”, “Ahora eliges tú, pero no le pongas puertas al mar” o “No te conformes, no repitas lo pasado”? En serio, ¿con tanta frecuencia os tenéis que quitar a vuestros “enamorados” de encima; tantos números de Whatsapp bloqueáis al día; tantos os quieren hacer el amor que no podéis ni salir a la calle?

Esto huele a chamusquina. Todos esos textos recomendando hacer las cosas adecuadamente desde la perspectiva de ser personas íntegras, libres, vividas y experimentadas, seguras de sí mismas y que deben saber a qué y a quién decir “no”, como si tuvieran una cola de candidatos en la puerta de su casa o, como mínimo, con dos enamorados dispuestos a todo por ti, que eres una especie de Lauren Bacal en los primeros minutos de Escrito sobre el viento (Douglas Sirk, 1956). ¡Claro que sí! Pues no.

 Hemos pasado los treinta años y llevamos un par de desengaños, otros tantos tropiezos, unas cuantas ilusiones y no pocos orgasmos. Pero seamos honestos:

–Lo normal, aquí y ahora, es que notes que gustas en general pero no a quien te interesa en particular.

–Lo normal es que si le gustas a alguien sea quien no te gusta en absoluto.

–Lo normal es que si os gustáis los dos lo suficiente –o mucho– os vaya tan bien que os amedrentéis y alguno haga la de Houdini.

–Lo normal es que si alguien te gusta mucho ya se lo hayas hecho saber de algún modo.

–Lo normal es que si no te gusta a quien le gustas se lo hayas hecho saber de algún modo.

–Lo normal es no preguntar mucho, y menos pedir una cita, pero si se hace será sólo una vez. Y como te dirán que no, lo mejor es que seas tú quien haga la de Houdini.

–Lo normal es que te sientas en la mejor época de tu vida sexual y estés desaprovechándola.

–Lo normal es que te sientas con ganas de sexo una media de 23 horas al día, pero por tanto Houdini, lo más práctico no es tirar de agenda, sino ir a nadar o a correr.

–Lo normal es que no eches de menos tener esa compañía que sólo da una pareja.

–Lo normal es que, aunque no estés solo, porque lo que te sobra son amigos y familiares, te sientas más solo que nunca.

–Lo normal es leer esos posts que te intentan convencer de que estás solo porque no has encontrado a quien te merezca.

–Lo normal es que haya un millón y medio de cosas que hacer antes de poder encontrar a “esa” persona.

–Lo normal es perder el tiempo interpretando aquél gesto.

–Lo normal es el ahorro de cualquier “Te quiero”.


Así que pensadlo bien, no estamos solos porque así lo hemos decidido: es porque esa persona que nos trae de cabeza ha sido quién ha decidido no estar con nosotros.

Anuncios

11 pensamientos en “Ahorrarse un “Te quiero”

  1. La neurona cinéfila echa a volar y, de algún modo, me imaginaba todos “lo normal es..” en un diálogo entre personajes de Rohmer. Pero es en realidad una entrada pegada a la tierra. Eres realista. Y sincera. Gracias (enlazando con lo que contabas al principio, ya hay que darlas a los que se sinceran). P.D. Espero que hayas visto “Phoenix”. A mí me entusiasmó. Y, claro, ese final. Ése. Tan, taaaan… Ése.

    • Gracias por tus palabras ¡y por decirme que te hizo pensar en Rohmer! Un honor, rn cualquier caso, pero una exageración también… 😉
      No he visyo “Phoenix”, tengo muchísimas ganas de verla, pero por falta de tiempo y compañía no lo he hecho. Quizá vaya mañana y sea la primera vez que vaya sola al cine.

      Muchas gracias, com siempre. Que sepas que adoro tus comentarios.

      • ¡Qué amable, gracias!

        Rohmer. ¡Sí pega! Dos personas conocidas al azar, paseando por una playa del Atlántico, mientras una dice “lo normal es…” y la otra cualquier otra opinión con la que intenta engañarse a sí misma… ¡Es Rohmer en sus películas veraniegas!

        Ah, pues me callo con “Phoenix”. ¡Anímate a verla! (Yo es que como tenga que esperar a que me acompañen, sólo con decir que es alemana la tropa se me espanta). Ojalá te guste. Pude verla en Madrid el fin de semana de su estreno. Me había gustado también “Bárbara”, la anterior del mismo dire. Aprovecha cuando puedas, que la mantienen en el Albéniz (soy originario de Málaga y ni te cuento las pelis que vi en ese cine). Lo dicho, que merece la pena.

      • Me siento halagadísima, gracias de nuevo. Esas maravillosas playas de la Costa Azul… Qué maravilla de películas, las pertenecientes a “Comedias y proverbios”.
        Iré a ver “Phoenix”, seguramente mañana. A ver si recupero la sección de “365 días/365películas”.
        ¿Tantos datos doy en el blog; o es por Twitter que sabes que soy de Málaga? Tú para mí eres todo un misterio.

      • Uy, perdón, de verdad que no quisiera parecer cotilla.

        Lo de Málaga creo que fue en el blog donde lo leí en tu blog, que repasé de arriba a abajo 😉 cuando llegué a él al leer lo de “A nuestros amores”. Lo de “Phoenix” sí que lo leí en twitter. Tuve cuenta y la cerré hace casi un año. Pero se pueden leer las cuentas sin tener una. 😉 Es que si no lo hago, no me entero de lo que cuelgas en el otro sitio, “The best no recuerdo qué”, porque por algún motivo esas entradas al wordpress llegan con semanas de retraso y varias de golpe.

        Sería genial que recuperaras lo de los 365 días, etc. Son mis preferidas, jaja!

        Adoro las “Comedias y proverbios”, (sobre todo las veraniegas, Pauline, El rayo), por encima de los “Cuentos morales”, que me gustan, pero menos. Me siento en minoría, pero bueno… Como me gustan ambas series, gano siempre, me den la razón o no.

        Me llamo Juan Pablo. Antes tenía puesto mi nombre en el blog y lo terminé quitando. La cuenta de twitter sí era personal, no del blog, pero me cansé un poco de ella y, sinceramente, se me iban las horas leyendo por leer. Y prefiero la vida real. Por lo mismo, alguna vez he pensado si abrir una cuenta de twitter para el blog y siempre termino descartándolo. Echo de menos los lectores que me pierda, peeeero ajo y agua.

        Se me va la mano con la extensión del comentario. 😂

      • ¡Mmm! Pensaba más bien en lo irracionales y contradictorias que podemos ser las personas en la vida personal, en las veces que no te entiendes ni tú, en lo que te maldices por haberte callado algo que te mueres por decir, o en lo que refunfuñas por ceder a lo que no te apetece, en las veces (más de tres…) que puede uno negarse a si mismo si te preguntan por según qué cosas, en lo fácil que es que te digas no me ocurre más, no me ocurre más, no me ocurre más… Pero un día conoces a alguien, algo hace “chas” por dentro y, ya está, te ha ocurrido de nuevo. 😂 Algo así quería decir. Creo, jajaja!

      • Perfectamente explicado y entendido. Si es que somos tan simples que somos trágicamente complejos.

        Un saludo y de nuevo gracias. Siempre es un placer que aparezcas por aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: