Un mundo sin cine

En el cine de Hitchock todo está calculado. Esto es algo que cualquier persona que se acerque a la cinefilia sabe, ya que con el visionado de su filmografía, además de disfrutarlo, observamos que es un ejercicio de ejecución que hace al director, incluso, previsible. Para los seguidores y apasionados del maestro del suspense es la mejor cualidad del cineasta, y quizá también sea para ellos la mejor cualidad que puede tener un director de cine.

Para Hitchcock, el cine es prácticamente una ciencia exacta, parecida a la Tercera Ley de Newton: acción-reacción, o lo que es lo mismo: un cadáver escondido en un baúl sobre el que se servirá una cena, sabe el director, que es el mejor artificio narrativo para causar en el espectador lo que él busca: misterio, tensión y suspense. Cesare Pavese escribió en El oficio de vivir que un sueño siempre deja una impresión de grandiosidad y absoluteza y que ello nace del hecho de que en el sueño no hay detalles triviales, puesto que, como en una obra de arte, todo está calculado para producir efecto. Tiene su lógica, y si lo aplicamos al cine, también. En realidad, el cine, se ha hecho, se hace y se hará para decir algo, normalmente algo concreto, pero también para producir emociones, las cuales no se pueden producir de otro modo.

foto 1

Esto mismo ocurre con las novelas. La lectura de recreo suele identificarse con la lectura de novelas, y estas a su vez con el aprendizaje humano que ellas logran proporcionar; y no solo eso, también con las emociones que produce la amalgama de la palabra y el concepto que únicamente ellas nos regalan. Sin embargo, conforme más culta es una persona menos novelas lee, o eso parece que se puede intuir. Lo hablaba con un amigo, y fue él quien me dijo que eso le ocurre a las personas que han leído todo lo que se puede leer, que es como una sucesión de ciclos vitales, pues cuando ya has cubierto esas necesidades de aprendizaje –aprendizaje humano, como decía antes–, pasas a un ciclo diferente de aprendizaje cuyo epicentro es la lectura ensayística. (Y yo añado que con el novelista se es más exigente que con el ensayista, pero ese es otro tema).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: