Puede que exista la amusia pero a nivel intelectual.

¿Sabéis qué es la amusia? La umasia es un trastorno que impide al que lo padece reconocer tonos y ritmos musicales. Lo denominan también “anhedonia específica de la música”, es decir, la música no les produce ninguna emoción. Lo relacionan directamente con el sistema de recompensa del cerebro, pues al igual que la comida, el sexo o ganar dinero, la música produce endorfinas: escuchamos música porque obtenemos una recompensa; pero en el caso de estas personas no ocurre así.

Sólo conozco a una persona que la padece. Era mi profesor de Arte en C.O.U. –hace por lo menos un siglo– el que no paraba de repetir “no me gusta la música”, y bien que lo compadecía. Pero él nunca la ha echado en falta; no la necesita porque no la conoce.

Os cuento esto porque si a mí algo me ha llenado de felicidad, amor, emoción, me ha erizado los vellos, ha hecho que sienta un escalofrío en la nuca, ha producido en mí ese cosquilleo en el pecho que te llega hasta los ojos y muchas cosas más ha sido la música. Hasta que no conocí a personas que sentían lo mismo, más o menos a los 17 años, me sentía un bicho raro. No estaba segura de que eso fuera normal. Con el tiempo he sabido que sí es algo normal y que además hay mucha gente que así lo siente, lo que me alegra bastante. No por no ser aquel bicho raro, sino porque me parece espléndido que tanta gente lo experimente así.

¿Hay algo además de la música que provoque eso? No sé si es cuestión de pasiones, es decir, que no sé si una apasionada por la moda puede experimentar algo así ante la Colección Crucero de Carolina Herrera o John Galiano, o si un amante del tenis lo experimenta con la Davis, pero no descarto que ésto pudiera ser así. Al fin y al cabo, si viene regido por nuestro sistema de recompensas, cualquier cosa que lo active en la misma medida podrá satisfacernos de la misma manera. ¿No? Personalmente, yo sí tengo algo que me produce exactamente lo mismo y que no puedo catalogar de “pasión”, realmente no sé cómo catalogarlo, pero sí os puedo asegurar que me produce lo mismo. Quizá por eso hoy necesite escribir sobre ello: para saber qué es.

”   ¿Hitchcock realista? En las películas y en las obras de teatro, el diálogo no hace sino expresar los pensamientos de los personajes, cuando sabemos perfectamente que en la vida las cosas funcionan de otra manera, y muy en particular en la vida social cada vez que nos mezclamos en una reunión con personas que no son íntimas entre sí: cocktails, comidas mundanas, consejos familiares, etc.
Si asistimos como observadores a una reunión de este tipo, advertiremos perfectamente que las palabras pronunciadas son secundarias, convencionales, y que lo esencial se desarrolla a otro nivel en los pensamientos de los invitados, pensamientos que podemos identificar observando las miradas.
Supongamos en que invitado a una reunión, pero en plan de observador, miro al señor Y…que cuenta a tres personas las vacaciones que acaba de pasar en Escocia con su mujer. Observando atentamente su rostro puedo seguir sus miradas y darme cuenta que lo que le interesa de hecho son las piernas de la señora X…Me acerco ahora a la señora X…Ella habla de la penosa escolaridad de sus dos hijos pero su mirada se vuelve con frecuencia para desmenuzar la elegante silueta de la joven señorita Z…
Así pues, lo esencial de la escena a la que acabo de asistir no está contenido en el dialogo, que  es estrictamente mundano y de pura conveniencia, sino en los pensamientos de los personajes:

   a) deseo físico del señor Y…por las señora X…
b) celos de la señora X…con respecto a la señorita Z…”

— Françoise Truffaut, Introducción a El cine según Hitchcock.

No sé si este texto os ha producido algo a vosotros, pero a mí me produjo algo similar a lo que me produce, por ejemplo, el piano de “The Greatest” de Cat Power. Si hago el intento de saber el motivo se me ocurren varias cosas:

  1. Se habla del arte de hacer cine de un hombre al que admiro por su trabajo.
  2. Lo dice otro por el que siento el mismo respeto y admiración.
  3. Habla desde la pasión que lo hace una persona que también admira a la persona de la que habla.
  4. Me está revelando una verdad universal y me hace partícipe y conocedora de ella.
  5. Yo, a quien se dirige, me siento identificada.
  6. Le agradezco el hecho de que lo sepa expresar tan bien.
  7. Aprendo algo más.

Esto, por lo tanto, no participa sólo y únicamente de la emoción, sino que también participa en ello el raciocinio, el intelecto. Y aunque el texto que os dejo puede parecer simple –aunque yo no lo creo– puede servir de ejemplo en esta ocasión. Si bien con el mismo ha sido una de las últimas veces que me ha pasado, no olvidaré nunca la primera, o cada una de las veces que así lo he sentido: en charlas, coloquios, en mis lecturas de los martes, en cursos, en conversaciones con amigos en un café o el jardín de mi casa…En general, podría decir que es cuando aprendo de alguien que sabe mucho, que sabe transmitirlo y que hace que yo crezca y quiera saber siempre más y más y más. De todos modos, sigo sin saber qué es exactamente, y desde luego, lo que no sé es describirlo.

Quizá esto sea un simple gracias, una necesidad absoluta de dar las gracias a todo el que ha hecho que sienta esto y que, como fuentes de conocimiento inagotables, siempre han saciado mi sed.

image_11

Y por último. ¿Existirá una especie de amusia intelectual? Es decir, la gente que no se emocione ante la excitación intelectual, ¿sufrirá algún tipo de trastorno? Y no lo digo de broma, ni irónicamente, sino que me parece increíble que no se disfrute del aprendizaje al que me refiero con mayor generalidad.

P.D.: Y si al final te enamoras de alguien que te provoca esto, te divierte y te corresponde…ya ni te cuento. Lo malo es que raramente se da.

Anuncios

2 pensamientos en “Puede que exista la amusia pero a nivel intelectual.

  1. Mira, gracias a tu blog he sido yo la que ha aprendido una cosa nueva, la existencia de la amusia. Compadezco a los que la padecen… jajaja! Gracias por compartir temas tan interesantes 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: