Los surcos del eucalipto como las huellas del homo virtualis

El eucalipto: árbol de hoja perenne que pierde su “piel” a tiras. 

Es posible que el eucalipto mude su corteza para eliminar sus marcas más visibles, esas marcas que lo “personalizan” y lo ensucian, como pueden ser esos nombres enmarcados en un corazón -ya se sabe que siempre hay algún enamorado con esperanza de permanecer. O bien para poder eliminar los surcos de carcoma que aquella araña dejó hace dos veranos. El eucalipto pierde sus primeras capas para resplandecer de nuevo, para empezar de cero. O, al menos, para que así lo parezca. Evidentemente no tengo ni la menor idea de biología, pero me gusta pensar que es así. Por donde paseo a Tango un mínimo de tres veces al día es campo. Es un pinar, pero el sendero está regado de eucaliptos (¡Ah! y un olivo. Un olivo entre tanto árbol esbelto es digno de mencionar). Hoy me he dado cuenta de que uno de ellos tenía unos surcos extraños, unos preciosos surcos extraños. Es un eucalipto que lleva muriendo algo más de un año, pero ha sido hoy cuando he visto que su tronco está lleno de dibujos tallados en su corteza. Durante toda su vida se esforzó por parecer nuevo cada temporada, por devolver a mi vista un espectacular tronco blanco y liso y cada otoño hacer fotos de su piel a tiras en el camino. Se puede ver en su parte más alta cómo aún lo intenta, pero esa piel ya no se desprende de él, sigue ahí, recordándome -recordándole- , junto a su bella talla, todo lo que ha sido su vida.

image_2

He caído en la cuenta de cuánto nos parecemos las personas a los eucaliptos y en cuestión de redes sociales -ese tema- mucho más, sólo que en vez de perder la piel a tiras vamos sumando epidermis virtual. (Antes de nada decir que no pienso en las redes sociales como una vida paralela, porque aunque lo parezca, es simple y sencillamente la vida real. Somos, también -o quizá ya sólo-, homo virtualis.) Es imposible hablar del ser humano actual y no hablar de la era de la digitalización, de que somos la primera generación que va a dejar constancia de todo lo que hacemos por escrito: desde un “si vas a llegar antes de las dos compra el pan” hasta el último bombardeo de Hamas, pasando por declaraciones de amor, disculpas por llegar tarde a una cita, decisiones tomadas en grupo para ver una película o entrevistas de trabajo por vídeo-chat. Todo está por escrito, somos una generación de escribas que después de un error que ya ha quedado registrado en nuestra Historia sumamos más letras para enmendar y blanquear de nuevo nuestro aspecto y nuestra imagen. Como los eucaliptos. Pero al igual que ellos, todo lo que estamos dejando serán los surcos del tronco fallecido. Y esto no es más ni menos que algo humano: la conciencia.

La conciencia, al igual que la Historia, sigue perteneciendo a la humanidad. Lo que ahora nos diferencia, quizá de periodos anteriores donde por miedo a represalias de los dioses o por la influencia de corrientes filosóficas más humanistas donde las acciones eran sometidas previamente a su realización a una esmerada ponderación de pros y contras, es que si en algún momento sometemos nuestros actos a dicho examen, se aproxima más a evitar la vergüenza que a la consecución del bienestar de espíritu. Por eso en vez de enmedarnos lo que hacemos es solapar el error. El escrutinio que importa ahora es solamente el público.

Es un tema que voy a postergar por segunda vez, un tema que me gustaría poder exponeros con mi mejor ánimo. Estos días me dedico a estudiar, a nadar una hora por las tardes y a sacar a Tango. Estoy cansada y no puedo continuar: tengo que volver a los apuntes. Discúlpenme.

image

Esta noche, entre pinos, eucaliptos y el olivo ya olía a otoño. Y para mí el olor de lo cerca que está el final del verano…y septiembre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: