Escribir sobre ti es complicado. Mucho más cuando eres mi “” pero ni siquiera sabes que lo eres.
“Tú”. Existe un “tú” cuando “yo” es para el otro (tú) pero “yo” no soy para ti. A pesar de ello eres un “tú” tan mío que estás en todo sin estar. No estás. No estoy. Y no te pierdo de vista, y te veo más cuando no me ves.

Un “tú” que invento, lo sé. Un “tú” de destiempo. El Tiempo. Un tiempo que ahora no resuelve la encrucijada. Un invento que, cuando pase el tiempo, puede que se resuelva devolviéndome un café.

También sé que sabes que algo eres en mí. Aunque sospecho que no tienes ni la menor sospecha de que sea tanto. La hipérbole aquí es la sospechosa por su fama de injuriosa. No exagero cuando te digo “mi tú”.

¿Soy yo tu posible “tú”? He deseado—deseo— que sea así tantas veces que hasta alguna vez he creído que sí. Pero sin remedio, de golpe, la fantasía se revela realidad y contraria al deseo: decido que no es posible y abandono. Pero el deseo de olvidarte hace que te piense mucho más.

Contéstame en secreto, te pediría. Como este secreto que es tu nombre, pues no es secreto que hay un “tú”.

Es complicado escribir sobre ti. Por eso es a ti a quien escribo. Hoy. Siempre, también. A ti, mi “tú”.

20140804-050119-18079389.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: