Puede que “Ojalá estuvieras aquí” sea suficiente.

Instagram, Facebook, Twitter, se llenan estos días de mensajes y fotos con “Ojalá estuvieras aquí” seguidos de un mensaje de respuesta tal que “¡Si, ojalá! ¿Qué tiempo te está haciendo? Son preciosas las fotos.” Recuerdo entonces cuando cada verano me separaba de mi amiga Rosa. Todos los veranos nos escribíamos. Cartas, por supuesto. Cartas en las que incluíamos recortes de revistas, fotos y alguna postal. Además de contarnos nuestras experiencias estivales llegábamos a inventar historias y hasta a componer canciones en la distancia. Eran cartas llenas de dibujos de banderas jamaicanas, recomendaciones de canciones y libros y un sinfín de historias relacionadas con lo que nos apasionaba: el surf y los surferos. Soñando que estábamos en Jamaica o en Honolulu, Waikiki concretamente.¡Qué maravillosas eran esas cartas! Y en ellas, siempre se incluía, también, “Ojalá estuvieras aquí”.

26078838

Desde que Internet nos une he estado tentada en más de una ocasión de elegir alguna postal de la tienda de souvenirs correspondiente y mandársela, incluso de mandar algún e-mail, pero simplemente, al verme ante esa pila de postales me he preguntado ¿Y qué le digo que no sepa? Y vuelvo a ser cómplice de la escenografía de las redes sociales y la no-aventura de compartir La Historia de nuestras vacaciones, de esa manera única que puede hacerse a través de las cartas. Desde luego siempre es divertido tener a ese amigo al otro lado del mundo y que fotografía gnomos o a Tintín en cualquier emblemático monumento, pero la conexión imaginativa que tenía con Rosa ya no parece que pueda ser más. Una carta, en estos momentos es un anacronismo del que todos somos conscientes.

Puede que sólo sea cosa mía, pero aquellos “Ojalá estuvieras aquí” eran, a mi juicio, más entrañables que los actuales. Antes era un deseo de compartir con ese amigo, ahora pareciera que es más un “mira donde estoy”. También es cierto que todo el engorro de buscar sellos, direcciones postales e incluso un buzón es algo que además de parecernos anacrónico es realmente incómodo. Además de que hay pocas cosas tan decepcionantes como tener que asegurar la dirección de alguien antes de sorprender con una carta. (Bye, bye surprise!) Todavía nos gusta ser pensados, o recordados, es así; al igual que nos gusta pensar en los demás, pero con una nueva exigencia irónica y autoconsciente: la vulgaridad deliberada de una publicación en redes sociales que ahora comprende, cada vez más y mejor, un lugar más extraño e incluso hasta trágico.

Es muy probable que hoy por hoy ese “Ojalá estuvieras aquí” sea suficiente y que yo esté equivocada, también es muy probable que lo que me pasa es que no se lo pueda decir a quien quiero que esté. Pero esta vez es diferente: no tengo planes de destino para este verano, sólo un montón de libros y una lista para ampliar. Además, hoy empiezan mis vacaciones y me voy a comer con Rosa.

tumblr_n8usrjirC21r4qhxco1_500

Anuncios

Un pensamiento en “Puede que “Ojalá estuvieras aquí” sea suficiente.

  1. Adoraba esas cartas como igual te adoro a ti!! Como se echan de menos esas cosas… Y esas canciones compuestas!!!;-)
    Aunque nuestra conexión y confianza eso nunca se irá!!!!;-)
    Gracias por este magnífico post!!!! Loviuuuuuu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: